Cómo cuidar tu piel tras la depilación

Si ayer os hablábamos de la nueva Gillette Venus ProSkin Sensitive, hoy quiero hablaros de cómo afecta la depilación a nuestra piel, y cómo mejorar nuestra hidratación.

Según se ha estudiado, en nuestra piel hay un total de 16800 pelos en las piernas y 600 en las axilas. Aunque parezca mentira, nuestro pelo, por fino que sea, tiene la fortaleza de un pelo de cobre del mismo grosor y su crecimiento es de 6 milímetros por mes, aproximadamente. Existe la leyenda que dice que cuando el vello se elimina con cuchilla, comienza a crecer más fuerte. En realidad eso no es verdad y, aunque ese sentimiento es real para todos, se crea solamente al crecer nuevamente con la base plana, no puntiaguda como cuando es nuevo.

Para cuidar la piel en momentos en los que suele sufrir más, hay que tratarla como lo hacemos con nuestro rostro, zona a la que le prestamos mucha más atención.

1. Intenta cuidar la piel usando jabón limpiador suave (sin alcohol) y aplícate una crema hidratante.
2. Utiliza jabones ricos en agentes hidratantes y aplícate crema dos veces al día.
3. Bebe mucha agua y evita el exceso de cafeína.
4. Si vas a exponerte al sol, ponte protección y evita el contacto directo, sobre todo en las horas del mediodía.
5. Si vas a depilarte, aplica abundante crema de depilación o maquinilla que incorpore gel dos o tres minutos antes.
6. Si es posible, aplica una mascarilla de piernas durante toda la noche. La puedes realizar con media taza de aceite de almendras, un aguacate, dos cucharadas de miel, cinco gotas de aceite de rosa y cuatro gotas de aceite de naranja.

Tanto la primavera como el verano, necesitan un tratamiento extra, y es que en primavera hay que mejorar la piel tras haber estado resguardada durante todo el otoño/invierno.

Para la primavera, que la piel está más seca y pálida de lo normal, habría que exfoliarse tres veces al día.

1. Mezcla un poco de miel o aceite de oliva y avena, azúcar moreno o sal gorda.
2. Pon un poco de exfoliante en las manos y masajea suavemente las piernas durante unos minutos.
3. Mientras te retiras la mezcla, continua el masaje bajo el agua durante unos minutos.
4. Ahora tus piernas están preparadas para depilarte.
5. Tras el baño o la ducha, si la piel está cubierta de humedad, aplica una crema para retener los niveles de hidratación de la piel y así prolongarás la sensación de suavidad durante más tiempo
6. Paraterminaraplícateunproductoiluminador que dará a la piel una sensación de brillo.

Para el verano, habría que dar protección a nuestra piel.

1. Mezcla un poco de aceite de oliva, miel y copos de avena.
2. Coge un poco de la mezcla con una mano y empieza a masajear suavemente las piernas. Mi truco aquí es aplicarlo en sentido circular, moviendo desde fuera hacia dentro para mejorar la circulación de la sangre.
3. Aplica una capa generosa de gel de depilación o espuma, enriquecido en aceites y usa la maquinilla. Una vez depilada, seca las piernas y añade la crema hidratante corporal.
4. Si quieres dar un tono de color a las piernas, añade un autobronceador a tu rutina diaria. Cuando te lo apliques trabaja más las áreas que son más difíciles que coja el sol. Para mejores resultados hazlo dos horas después de depilarte.

Sígueme en:

Ana Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba