WHITE KIN, el cómodo blanqueador dental

Blanqueador White Kin

Hasta hace un tiempo, no me preocupaba el tono de mis dientes. Nunca he tenido un tono de dientes oscuro, por lo que no me preocupaba si mis dientes lucían más o menos blancos. Cierto es que la limpieza dental es fundamental, algo que suelo llevar a rajatabla, pero llegó un momento en el que notaba un tono menos blanco cuando llevaba una tonalidad de pintalabios anaranjada.

Hace un tiempo que comencé a mirar información sobre blanqueamiento dental. Dejé de buscar cuando llegó a mis manos White Kin, un tratamiento dental que podía utilizar desde casa e ir viendo si daba resultados. Llevo ya semanas usándolo y, aunque no soy lo constante que debiese, voy a contar mis impresiones.

Comenzaré contándoos lo que es el tratamiento, que consta de dos productos: un gel + pasta blanqueadora y un enjuague bucal. Estos dos productos trabajan a la par para que el blanqueamiento sea mayor y tenga un buen resultado. Está ideado para ser utilizados conjuntamente, usando primeramente el gel blanqueador como nuestra pasta dentífrica diaria, y el enjuague bucal para finalizar.

Tratamiento White Kin

La carbamida, al igual que en los tratamientos blanqueadores profesionales en centros dentales, está presente en el gel. Este un agente blanqueador se ve apoyado por la pasta, que tiene la función de acelerar y potenciar el efecto, a la vez que protege nuestros dientes ante las caries. La función del enjuague bucal es el de la manutención del resultado.

Para que su resultado sea real, hay que utilizar todos los días (2 ó 3 veces) los dos productos. Una vez conseguido el tono deseado, puede utilizarse una vez cada dos días para mantener el blanqueado.

¿Mi experiencia personal? Pues como ya os he dicho antes, no he utilizado correctamente del todo el producto, así que mi mejora no ha sido tan buena como la que hubiese sido realmente. En un principio comencé con mucha fuerza a utilizar el tratamiento pero, al tiempo, comencé a espaciar su utilización, olvidándome un poco del él. Un par de semanas después, volví a utilizarlo, tras pasar por una limpieza bucal. Fue entonces cuando fui más consciente de que mis dientes estaban preparados para volver a retomar el tratamiento.

Tras usarlo con más asiduidad, comencé a notar que mis dientes estaban algo más brillantes y habían tomado un tono algo más claro.

El uso real de este producto sería 3 veces al día, mínimo durante 3 semanas, que es cuando comienzan a verse los resultados.

 

Sígueme en: