Mi experiencia con HYDROXYCUT de Pro Clinical

Hydroxycut

Vuelvo a retomar asiduamente el blog, o esa es mi intención y mi propósito de ‘año nuevo’, que espero que se cumpla. Ahora estoy algo más libre de tiempo, y puedo encontrar un hueco para escribir. Bien sabéis que tengo dos blogs y, en ocasiones, me absorben demasiado.

Pero ese no es el caso, y hoy tengo tiempo para escribir sobre un producto que me presentaron hace tan sólo unos días y que he probado. Estoy hablando de Hydroxycut, los comprimidos número 1 en Estados Unidos.

Lo primero que pensé es que si había sido número 1 en ventas en Estados Unidos durante varios años consecutivos, era porque realmente funcionaba, así que decidí darle una oportunidad al producto, y comencé a probarlo el día siguiente.

¿Qué es Hydroxycut?

Es un complejo vitamínico, presentado en forma de pastillas/comprimidos, que ayuda a movilizar a nuestro organismo y le aporta los nutrientes que necesitamos para poder afrontar el día a día. La presentación viene en un bote sellado (para evitar la humedad) de 72 comprimidos. Estos nos durarán dependiendo del uso que demos al producto, que os contaré más adelante.

Hydroxycut sería la panacea que nos ayudaría a regular nuestro cuerpo, ya que equilibra a nivel celular, y es que sirve como:

  • Diurético
  • Antioxidante
  • Reductor de la ansiedad
  • Quemagrasa
  • Mantiene activo el organismo

Este producto pueden tomarlo tanto mujeres como hombres y es 100% natural, de ahí que no haya habido ningún caso adverso. Eso sí, como está realizado con extractos de plantas y frutas, hay que verificar que ninguna alergia que tengamos coincida con algún ingrediente que forme parte de su compuesto.

Quizá lo más importante es que ataca la grasa y elimina la ansiedad, además de ayudarnos a adaptar rutinas saludables como el deporte o la comida sana. Este producto siempre es un plus a nuestra dieta y rutina diaria, ya que lo complementa, dando un empujoncito a nuestro cuerpo a la hora de asimilar o quemar las grasas.

Desde el primer día ya se nota que comienza a hacer efecto:

Regula la obesidad, la retención de líquidos, la oxidación (efecto antioxidante), ayuda a la buena salud del hígado, intestinos y vesícula biliar (ya que ayuda a depurar), aumenta el drenaje linfático, tiene efecto saciante, regula el sistema ormonal y ayuda a disminuir los sofocos en momentos de menopausia.

 Modo de empleo:

Durante los tres primeros días, debemos tomar un comprimido 30 minutos antes de realizar las comidas más importantes del día (3 veces). A partir del cuarto día, pueden tomarse dos pastillas en cada comida, también 30 minutos antes de cada ingesta.

Si ya hemos conseguido lograr el estado deseado, podemos volver a tomar un comprimido en cada toma.

De momento lleva un mes en España, y puede encontrarse en farmacias, parafarmacias y en El Corte Inglés.

 Mi experiencia:

Comencé a tomar los comprimidos exactamente como indicaba el prospecto. Desde el segundo día comencé a notar que mi vientre de deshinchaba notablemente, supongo que por la eliminación de líquidos. En principio, me costó bastante comenzar, sobre todo por las mañanas, porque lo primero que hago al levantarme es desayunar, por lo que tenía que esperar esos 30 minutos entre la toma y la comida. El resto de tomas era más fácil.

El cuarto día comencé a tomar dos comprimidos por comida. Desde el primer momento noté que ayudaba a saciar, como bien promete, pero debido a mi trabajo, la espera a la siguiente comida me era bastante larga (ya que no había tomado lo suficiente por la mañana para aguantar a la siguiente toma) y me entraba hambre mucho antes. Además, noté que estaba más nerviosa que de costumbre, tuve que eliminar el café de la mañana, ya que Hydroxycut tiene cafeína y era aumentar la cafeína en mi cuerpo. Afortunadamente para este tema, están a punto de lanzar al mercado un producto igual pero sin cafeína, que seguro que se ajustará más a mis necesidades.

Así que, después de probarlo durante 3 días y aguantar una semana tomándolo, he de decir que sí que funciona. La promesa de que se nota desde el primer día es real, ayudándote a deshincharte. Por otro lado, la última toma no puede tomarse en menos de 5 horas para ir a la cama, por lo que no veo que case con la vida española que tenemos, a menos que adelantemos la cena a las 8 de la tarde o tomemos la tercera toma en la merienda (si es que se merienda que no es mi caso). Después de un parón de una semana, vuelvo a tomarlo, pero he bajado la dosis a la de los tres primeros días o mantenimiento, ya que creo que en mi caso (al no querer perder demasiado peso) es la más perfecta para mí.

Igualmente, espero con impaciencia el Hydroxycut sin cafeína, ya que para mi, la comida más importante es el desayuno y no hay nada como tomarse un buen café para empezar el día.

Sígueme en:

Retos cumplidos: rematando la faena

Comienza un Reto

¿Os acordáis de que hace unas semanas publiqué una entrada sobre algunos de los retos que quería afrontar, centrándome sobre todo en los viajes? Pues hoy vengo a hablaros sobre otro tipo de de retos.

Durante los últimos años he empezado a hacer diferentes cosas y nunca he terminado ninguna: que comenzaba un curso (lo dejaba a la mitad), que quería adelgazar (pasaba cualquier cosa y al final acababa engordando), que quería comenzar a hacer deporte (siempre ponía diferentes excusas para no hacerlo)… Pero este año me planté, porque decidí que ya era hora de terminar las cosas que me proponía.

Cierto es que todo esto viene dado también por un cambio de vida, y necesitaba un pequeño empujoncito para cambiar algo más que mi vivienda. Los últimos años no habían sido tan buenos como quería y, por una cosa o por otra, al final siempre acababa abandonando aquello que más me preocupaba. Por un lado, quería volver a centrarme en mis estudios (este es mi próximo reto). El mundo del doblaje siempre me ha apasionado y, por falta de tiempo y dinero, lo había dejado aparcado. Ahora sé que volveré, con más fuerzas si cabe, a rematar la faena. Otra de las cosas que me preocupaban es el estar bien física y mentalmente. Siempre han dicho que si tienes una buena alimentación y haces algo de deporte, tu cuerpo te lo agradece y estás de mejor ánimo y empiezas a notar una energía extra que no solías tener en momentos más tranquilos.

Así que, decidí ponerme a hacer algo de deporte y a comer mejor. Sinceramente, llevaba tres años intentando bajar mi peso y volver a conseguir la talla que siempre he tenido. Yo me he notado el cambio pero, sobretodo, lo he notado gracias a los comentarios de amigas que llevaban tiempo sin verme.  Cierto es que me encuentro en un momento más relajado y que todos los problemas que tenía hace un año atrás se han ido, pero estoy segura de que el deporte y el cuidarme ha tenido algo que ver.

Cargando

Lo mío no es correr, pero no está mal la caminata #sport #walking #deporte

Ver en Instagram

Todo comenzó hace unos años, cuando pasaba las vacaciones en casa de mis ex-suegros para disfrutar de unos días de playa. ¿Cómo es posible engordar más de 5 kilos en tan sólo unos diítas? Creo que esa es una pregunta que nos hacemos todas cuando nos vamos de vacaciones y nos subimos en la báscula para comprobar que nuestro peso finalmente ha aumentado. Pero yo sí lo sé. Claro está que en el verano salimos más y comemos más guarrerías (batidos, helados, tapas), aunque yo realmente no le echaba la culpa a eso, sino a mi ex-suegra, o a mi imposibilidad de decirle que no. Ella siempre ha estado acostumbrada a vivir con hombres, así que la comida que ella hacía siempre era para un regimiento. Me preguntaréis que por qué no podía decir que no quería más: si, a veces lo hacía, pero estaba todo tan bueno que siempre quería terminar el plato, y siempre caía algo más de lo que podía comer. Así que ahí me teníais, volvía a Madrid con el remordimiento de conciencia.

Y así estuve, intentando bajar de peso (siempre a dieta) hasta hace unos meses, que comencé con mi nueva vida y mi iniciación al deporte. Iniciación sí, porque aquí donde me veis, no era capaz de correr ni dos minutos seguidos. Os confesaré que no sé montar en bicicleta y siempre ponía excusas a la hora de correr porque tengo alergia asmática. Esa excusa me valió siempre para no correr en el instituto, pero ese es un chip que he tenido que cambiar en los últimos meses. No soy capaz de correr mucho, pero tiempo al tiempo, seguro que dentro de poco puedo correr maratones.

¿Por qué creí que era el momento para hacer ese cambio?, como ya os dije, estaba en un momento de mi vida en el que notaba que necesitaba un pequeño empujón para mejorarla. Acababa de quedarme soltera (sí, estoy libre como los pajaritos), me encuentro en la treintena y con un par de kilos de más: me veía la viva imagen de Bridget Jones, sólo me faltaba el helado en la mano y cantar ‘All By Myself‘.

Me siento como Bridget Jones
 

Sígueme en: