JENNIFER LAWRENCE vuelve a ser imagen de Dior

Jennifer Lawrence, esa actriz que tan pronto puedes odiar como puedes amar. Mi caso es el segundo de ellos porque no hay nada que admire más que una persona que se haya hecho a sí misma. Más allá de cánones estéticos, que está más que demostrado que los cumple (y los supera), ha demostrado ser no sólo una muy buena actriz, sino también tener una personalidad arrolladora, a la par de tener una muy buena cabeza a la hora de elegir los papeles a interpretar. Seguir leyendo