Aprende a organizar tu habitación de manera práctica

Si hay algo que nos suele pasar a todos con la edad es que vamos acumulando cosas. Siempre hay una buena razón para ir guardando aquello que tanto nos gustaba cuando éramos pequeños o eso que se nos ha quedado pequeño: ‘En algún momento volveremos a adelgazar’. Lo que conseguimos con esto es que tanto nuestro dormitorio o nuestra casa comience a llenarse, hasta que de repente llega el día en el que nos damos cuenta de que ya no nos cabe ni un alfiler y decidimos comprar otro mueble para guardar todo aquello que no nos cabe.

Cuando comencé a vivir sola, compré los muebles que me gustaron, dando una imagen a mi casa diáfana y con pocos adornos. Con el paso del tiempo, comenzaban a aparecer cosas por encima de la mesa del comedor, por la cocina o en la entrada, cosas que se iban acumulando o porque no había ganas de volver a colocar todo en su sitio o porque no se encontraba un sitio perfecto donde dejarlo. Pero… ¿dónde lo ponía al principio cuando todo estaba ordenadito en su sitio? Por mucho que echemos atrás la memoria no nos acordamos.

Sigue leyendo