¿Conoces la mini-cirugía abdominal llamada Tummy-Tuck?

abdominoplastia

Ya sabemos que la cirugía más eficaz para quitarnos esa grasa que nos sobra en la zona abdominal es la liposucción, pero ¿qué decís si os comento que hay otro tipo de cirugía que también nos ayuda a eliminar parte de esa grasa sin que sea de una manera tan radical? Hace muy poco que disponemos de una cirugía menor que trata la grasa en zonas de tripita y cadera sin que nuestro cuerpo sufra demasiado, la Tummy Tuck, ideada por el Doctor Chamosa.

No podemos decir que no sea una cirugía. Claro está que es mucho más ligera que una liposucción (tan sólo son dos horas de operación), pero aún así es una cirugía igualmente, por lo que siempre hay que tener en cuenta que pasamos por el quirófano a la hora de realizarnos un tratamiento como este.

Dejado este punto claro, encontraríamos 3 tipos diferentes de tratamientos para tratar esta zona tan delicada, sobre todo en la mujer.

  • Por un lado tendríamos una abdominoplastia, que sería la que trataría los casos más extremos, aquellos que tienen mucha grasa y exceso de piel sobrante sobre la zona. Esta cirugía consistiría en la extirpación de ese exceso de tejido, corrigiendo a la vez, la flacidez muscular derivada de los cambios drásticos de peso.
  • Por otro lado, la liposucción del abdomen, que nació hace 35 años, elimina los depósitos grasos indeseados, que sigan impertérritos a las dietas o al deporte. Este tratamiento deja siempre dos señales en nuestro cuerpo (en la zona de la cadera y el ombligo) por ser la zona donde se realiza la cirugía.
  • Finalmente, el tummy tuck es una media-operación, una alternativa algo menos severa que las otras dos, ya que en realidad, la zona a tratar es la de la tripita, la zona que se encuentra desde el ombligo hacia abajo, puesto que el abdomen no se toca. Este tratamiento es estupendo para aquellas personas que solamente quieran eliminar esa grasita de más en esa zona, para aquellos que tengan riesgo de flacidez en esa zona o musculatura debilitada. Esta operación restauraría la faja muscular y recuperaría nuestro abdomen, volviéndolo rígido. Principalmente, podría ser perfecto para aquellas madres que han perdido un poco de musculatura en el parto y que, aunque intenten recuperarlo, no puedan llegar a tener el cuerpo que tenían anterior al embarazo.

Claro está, que hay que pasar por un pre-operatorio. El doctor Chamosa siempre evaluará a cada paciente, para saber qué necesidades tiene cada uno y para realizar los análisis necesarios para evitar todo tipo de posibles complicaciones (recordemos que al fin y al cabo es una operación y hay que darle la importancia que merece). La operación tiene una duración de dos horas, con anestesia local y sedación. Tras la operación, hay que esperar 6-7 horas para recuperarnos de la sedación y para evitar otros problemas y solamente necesitaremos la ayuda de una faja especial que se refuerza con un vendaje como tratamiento.

Desde entonces, nuestro cuerpo comenzará a recuperarse, notando que se desinflama el abdomen (hinchado tras la operación) y con sólo la necesidad de algún analgésico común para tratar las molestias. Tras los tres primeros días, y si todo va bien, el paciente ya puede ducharse de manera normal, aunque la faja deberá llevarla durante 21 días en total.

No voy a negar que deja una cicatriz. Obviamente es mejor que la de la abdominoplastia, pero aún así, la deja, en la zona del pubis (tipo cesárea) que poco a poco va disimulándose.

El tratamiento tiene un coste aproximado de 2800€ y se realiza en la Clínica del Doctor Chamosa, situado en Madrid.

Sígueme en: