Perricone MD lleva los beneficios de los alimentos a una crema cosmética

No sé si alguna vez habréis oído hablar de la compañía Perricone MD, pero si no es así, me gustaría presentaros algunos de sus productos. Con toda seguridad habréis oído decir que todos los alimentos que ingerimos a lo largo de nuestra vida son los que nos aportan beneficios o perjuicios tanto en nuestro organismo como en nuestra piel, esa es la base que utiliza esta compañía, que utiliza los beneficios de los alimentos y los transporta a la cosmética diaria. Muchas compañías utilizan productos que evitan el antienvejecimiento, como la conocida cafeína, que reafirman nuestra piel impidiendo la oxidación cutánea, pero Perricone va más allá utilizando piezas como es el pescado, que aportan muchos más beneficios.

Depende de qué nos alimentemos, así envejece nuestra piel y nuestro cuerpo en general, por eso el Doctor Perricone nos ayuda a hacer una reflexión:

Antes de comer una comida, levanta 3 dedos y piensa interiormente: Necesito una proteína, un carbohidrato bueno y una pequeña cantidad de grasa insaturada

Así que además de utilizar una buena crema, también hay que ayudar al cuerpo alimentándolo en condiciones, pero eso nos lleva a otro lado. Llevándolo a la cosmética, nos presenta una amplísima colección de cremas y píldoras sacadas de sustancias naturales encontradas en el marisco y el pesado, que son poderosos antioxidantes.

Dentro de esta gran colección, podemos encontrar cremas antioxidantes y antienvejecimiento basados en su creación registrada DMAE que incorpora multitudes de beneficios: Alpha Lipoic Acid (borrador de arrugas), Acyl-Glutathione (molécula de juventud que incrementa el antioxidante natural) y polifenoles de aceite de oliva (poderosos antioxidantes).

Y cómo vais a preguntarme cuáles son esos tres tipos de alimentos que tienen que estar sí o sí en nuestra alimentación para tener mejor nuestra piel, no voy a daros tiempo. Aquí las tenéis:

  1. Proteínas como el salmón, el mero, los langostinos, la caballa, los huevos de pollos libres de jaulas, pollo orgánico y pavo.
  2. Los hidratos que ofrecen las frutas coloridas, verduras frescas y granos entonces como la avena, la cebada, las habas y las lentejas.
  3. Los ácidos esenciales grasos que encontramos en los peces de aguas frías (mero, sardinas, anchoas y arenques), el aceite de oliva, las nueces, el aguacate y las semillas de sésamo.

Finalmente, los alimentos no sólo nos sirven para alimentarnos, sino para alimentar nuestra piel, y es que al fin, somos lo que comemos.